domingo, 13 de enero de 2013

- FENG SHUI - DORMITORIOS (1)


 Según el libro "FENG SHUI LA ARMONIA DEL ENTORNO",  de Mª. Jesús del Águila :
 "El dormitorio es la habitación más importante de la casa, por lo general tres cuartas partes de la vidas pasan en el dormitorio y además del descanso es vital para la salud y el bienestar.
En el dormitorio debe presidir un ambiente de mínima o ninguna decoración, con un nivel visual y energético bajo para propiciar la relajación, la tranquilidad y el sueño. La sencillez y el vacío ayudarán a no distraer la función principal para el que se requiere un dormitorio."
El propósito de un dormitorio es relajarse, descansar y dormir; y, en los dormitorios de los adultos, además hacer el amor... El dormitorio según el feng shui no es una habitación apropiada para trabajar, estudiar, jugar, leer, comer, hacer gimnasia... La presencia en los dormitorios de objetos relacionados con otras actividades como ordenadores, bibliotecas, juguetes o aparatos de gimnasia perturban el ambiente de relajación que precisa la habitación, pues se convierte en reclamos permanentes o recordatorios de tareas...
En los casos que esto no sea posible, recomienda separar los espacio es de las distintas actividades lo más posible; si la habitación es muy amplia, se pueden definir las distintas áreas con alfombras y muebles. También  se puede impedir la interferencia que se genera entre la actividad y el reposo  con la colocación de pantallas visuales como las cortinas y los biombos. si esto tampoco fuera factible se recomienda cubrir y tapar los objetos que perturban una atmósfera de descanso, cuando no se estén utilizando, de forma que no puedan verse desde la cama...
Los dormitorios desordenados, llenos de cajas, bolsas, juguetes, muebles o libros bloquean la circulación del chi, provocan estancamiento y pueden provocar nerviosismo y perturbar el sueño. Cualquier espacio o mueble desordenado crea desarmonia."
Por lo que debemos considerar al dormitorio como uno de los lugares fundamentales en nuestra vida. Es el espacio del sueño, del descanso, de la reflexión, de la convivencia y, cómo no, del sexo. Un territorio íntimo que compartimos con nuestra pareja o en el que refugiamos nuestra soledad. Por eso es uno de los lugares donde más debemos cuidar la armonía y el equilibrio. Un dormitorio con un buen Feng Shui nos permitirá despertarnos mucho más descansados, en paz con nosotros mismos y, sobre todo, con vitalismo suficiente para afrontar el nuevo día.

Siguiendo con el libro :
"Los muebles crean atmósfera; en el caso de los dormitorios, es deseable que transmitan relax y confort. El feng shui considera que la circulación del chi se ve afectada también por el contenido de los muebles, por lo que extiende la necesidad de orden a su interior, para evitar estancamientos. También se recomienda revisar el contenido de las cajoneras, las coquetas, los baúles, las cómodas, etc., al objeto de que al abrirlos no provoquen confusión, ni se encuentren atestados de cosas que no se usan. Las imágenes impactan en la mente y provocan reacciones emocionales. Evite tener que ver cada día la ropa que ya no puede usar, lo que ya no le gusta, lo que le trae malos recuerdos, lo que perteneció a alguien que ya no esta a su lado o lo que ya no responde a su presente, porque podría dejar una carga mental negativa en su bienestar emocional nada más empezar el día. Limpiar y ordenar estos muebles hará que el chi circule bien y no se estanque, pero además le proporcionará mayor espacio, para no tener que verse obligado desde primera hora a luchar contra los elementos, a enfrentarse  con el pasado  o a tener que rebuscar entre las cosas para encontrar lo que necesita. El feng shui enfatiza la necesidad de retirar lo viejo para dejar sitio a lo nuevo y cree que siempre hay que dejar sitio para que puedan llegar las nuevas oportunidades."
  





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada